¿Qué importa?

El icono urbanita por excelencia

Suena el despertador (si eres de las afortunadas, el tuyo no chirriará antes de las 8 am), y después de una ducha adormilada y de tu usual chute de cafeína, te enfrascas en un ir y venir de coches que bociferan malhumorados entre un tráfico casi salvaje. La ciudad se convierte en una jungla cuando quiere; el problema es que quiere ¡demasiadas veces!

Y en plena crisis dichosa, si tienes suerte, además podrás trabajar. Y si tienes aún más suerte, podrás hacerlo full time para llegar a las tantas de la noche a tu añorado sofá, y zapear o ver tu serie preferida entre cabezada y cabezada. Ahora el horno no está para bollos (ni para muchos Louboutin), y trabajar se ha vuelto para demasiados en una cuestión de supervivencia.

De éstas, y de otras tantas cosas algo más banales y divertidas (“¿De dónde demonios has sacado el último it labial de Chanel? ¡Llevo media vida buscándolo!”), hablamos muchos afterworks mis amigas y yo entre cafés, tés y alguna que otra Coke (cero o light, of course!).

¡A mi me chifla la leche manchada de café!

Digan lo que digan... ¡No salgas nunca de casa sin color en tus labios!

Y en una de estas habituales reuniones, escuchando los salarios irrisorios de la mayoría, y los horarios interminables de todas ellas, caí en la cuenta de que muchos de nosotros (por no decir casi todos), dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo y esfuerzo a trabajar, sin detenernos a pensar cuánto de este tiempo les estamos robando a nuestra familia, amigos, novi@…

Cómo se nota que aún sufro la resaca del 50 cumpleaños de mi madre. Lo celebramos por todo lo alto, y conseguimos reunirla con sus ¡ocho hermanos! y respectivas familias en un chalet antiguo muy propio de la Avenida Tibidabo de Barcelona. También vino mi abuela, quien supo darnos a todos la mejor lección de vintage auténtico. Nada de accesorios de Zara y Uterqüe con reminiscencias del pasado. De su cuello, colgaban perlas antiguas de verdad, y un camafeo que llevaba el retrato de mi tatarabuela. No es amor de familia, ¡lo prometo! Pero su lección de style, pasada la frontera de los 80, me dejó boquiabierta.

¡Sí! es ella... ¡Mi abuela!

La cumpleañera estrella ataviada con top de BALMAIN, pantalones PRADA y sandalias CASTAÑER. Simplemente, ¡espectacular!

Como dos gotas de agua: Mi hermana y yo decidimos vestirnos iguales con minis de ZARA, e idénticos chalecos de volantes de seda (el mío ya lo habéis visto hasta la saciedad) de la tienda The Rose, en Ibiza

Y si os cuento parte de mi vida personal, además de porque soy bloggera y, en consecuencia, tengo que ser cercana “por narices”; es porque aquella noche me concedí un “stop in my life” para mirar a mi alrededor y volver a darme cuenta de que, al final, lo que vale en esta vida es la familia, y es quien se merece todo nuestro esfuerzo y atención.

¡Ojo! Con esto no estoy metiendo de nuevo a la mujer en casa, soy la primera que adoro mi trabajo y abrazo mi independencia personal y económica (Girls to the power!). Lo que pretendo decir es que, muchas veces, la bronca del jefe, el escozor de las lentillas por un exceso de horas frente al portátil o un reportaje (en mi caso) que no ha salido bien, puede arruinarte una cena con los tuyos, y el pescado al horno o la lasaña precocinada (si no tienes tiempo de meterte en la cocina o, simplemente, no te da la gana pisarla) que tanto te gusta.

Para mí, lo mejor del día, es el reencuentro con los míos cuando empieza a anochecer.

La familia más fashion del momento

19 Respuestas a “¿Qué importa?

  1. Gran post amiga!!! me has dejado boquiabierta con las fotos de tu abuela y tu madre, de la palo tal astilla!!! Vaya tres generaciones: pivones y estilazo!!!
    Besazo a todas!!

  2. Tú si que eres una amiga Lu!!! besos para ti tb.

  3. Muy acertada con todo lo que dices!!! Y que reflejada me siento!!
    Como me gusta el look de la homenajeada y ese estilo tan sañes de las juniors!
    Estoy cavilando en mi mente, me encanta tu literatura y estilo…!

    • ¡Nunca dejes de cavilar! Y menos dentro del fashion world… sigue con ese afán de superación que tanto te caracteriza:) Y llevarás lejos a tu firma… y a ti;)

  4. El mejor de todos tus posts!! Te llamo esta semana y hablamos un ratito. OK! Un beso y felicidades x la mami y la abuela q tienes.

  5. Fenomenal!, vaya tres generaciones de pijazas adorables. Manuel, con sus zapatitos de Carolina Herrera, y yo te echamos de menos.

    • El más genuino, el más “stone” y al mismo tiempo, el más entrañable mensaje que han escrito en DIARIO DE UNA COOLHUNTER… ¡Te echo TANTO de menos!

  6. Me encanta!!lo de tu madre y tu abuela es muy fuerte!!!son guapísimas!!
    Llego mañana…el sábado copita o cenita?o aperitivo, o café…jajaja un besote mi niña!!!

  7. Ana Carpintero

    Me ha encantado este post, tienes toda la razón: el trabajo nos da muchas satisfacciones pero no lo es todo!! Creo que a veces nos olvidamos de pasar tiempo con los nuestros y llenarnos de vida.
    Precioso, realmente precioso este post.
    Besos grandes,

    Ana C.

  8. Gracias Ana. I totally agree with your comment… 😉 Al final nos obcecamos en cosas accesorias (sin infravalorar el trabajo) y perdemos de vista lo que es más importante y, lo que al fin y al cabo, nos hace felices a todos;)

    Un abrazo fuerte.
    ¡Cuídate mucho!

  9. Este post realmente me ha encantado, la familia es lo más, no te falla nunca y siempre esta ahí. Estilazo a raudales en las tres generaciones, pero tu abuela realmente me ha conmocionado…guauuu

  10. Bueeeeeeeeeeeeeeno cielo, har estado más que acertada, estoy contigo: en el fondo y al final la FAMILIA nos sostiene y se queda siempre a nuestro lado.
    Enhorabuena por tu post , es precioso.

  11. Bueno,es la primera vez ue leo tu blog,pero desde luego que no va a ser la ultima porque ya con la primera entrada me has ganado totalmente!
    Cuanta razón en tus palabras (y que estilazo en tu familia)
    1 gran saludo de una nueva seguidora de Madrid

  12. Mercedes Alvarez

    Guapisima tu madre y tu abuela..impresionante..que guapa, que estilarro, que elegante!! y vosotras hermanas Sañes estais monisimas!!!
    Besos Mercedes

  13. Me encanta lo que escribes y como lo haces. Ya sabes que soy fan incondicional de tu blog. Te mando un beso enorme desde la capital, que te echa muchísimo de menos.
    Tu familia es súper fashion!!!! Y tu abuela, ideal.

  14. Tienes toda la razón !!! Tener un trabajo que te guste y te permita vivir feliz y con ilusiones es muy importante, es parte del crecimiento como persona. Pero sin duda , el abrazo de tu familia, el consejo, el consuelo, la alegría compartida…. la paz … la risa, el amor incondicional de la familia , no tiene precio !!!
    Tienes una familia preciosa !! a disfrutarla !!!
    Un besito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s